Flora

Read More ...

Viendo como están hoy estos parajes nos resultaría increíble de imaginar que estuvieron cubiertos por un bosque de encinas con alguna mata de roble.Paisaje de primavera

Estas son las primeras tierras leonesas por las que han pisado los humanos a lo largo de la historia, por ello aquí encontramos restos de los primeros asentamientos astures, romanos, pasando por los visigodos y los más importantes los moriscos, quienes nos dejaron en esta localidad su arte mudéjar.

Las tribus astures que por aquí camparon antes de la llegada de los romanos fueron los primeros que se encontraron con este extenso bosque. Con la llegada de los romanos se cambiaron los métodos de agricultura, quienes cambiaron el hacha por el arado. Los únicos ejemplares de encinares de esta época que se pueden encontrar por estas tierras se sitúan cercanos a la localidad de Gordaliza del Pino y del coto de Valdelocajos. En el norte de la provincia nos encontramos con la dificultad de la utilización del arado pero no del hacha por ello su flora es mucho mas natural y menos usada la mano del hombre. A estas gentes les servía la madera como combustible para los inviernos.

A causa de estos cambios históricos, el paisaje se fue cambiando y fue beneficiando la llegada de nuevas especies animales como la avutarda.

La escasez de árboles se intensificó y sólo se pueden encontrar a orillas Puesta de sol y paisaje de encinasde los ríos o tal vez, de algún camino, huerta o a orillas del río Cea. Las especies que hoy tenemos con más abundancia en estas tierras son el chopo y el sauce palero.

Aumentó la explotación agraria con la repoblación medieval, se empezaron a explotar los árboles frutales como manzanos, perales y algún castaño.

Algunos sauces forman un espeso soto junto a algunas especies autóctonas que han ido desapareciendo, un ejemplo de ello es el álamo. El almendro también tiene su presencia en estas tierras, aunque fue más numeroso tiempo atrás.

En las separaciones entre tierras es muy común la presencia de arbustos tales como andrinos o prunos ciegos, que sirven de alimento a las ovejas. Algo parecido ocurre con los popularmente llamados majuelos (Espinos albares) que se localizan en tierras de secano, por esta zona son muy conocidos los que se sitúan entre Grajal y San Pedro de las Dueñas. Las zarzamoras y las rosas silvestres (escaramujo o tapaculo) son los arbustos que completan el paisaje de tierra de campos.

Entre la flora mas pequeña podemos hablar del tomillo, la zarza rastrera, algún tojo, retamas, abrojos, torvisco y alguna genista que crecen en algunos barbecCerealeshos.

También son bastante frecuentes la mielga, el trebolillo, el malvavisco, arvejas, gramas o lenguas de buey muy frecuentadas por las abejas por su flor púrpura.  A esta lista podemos añadir una infinidad de variedades tales como collejas, malvas, llantén, achicorias, gordolobos, ortigas, viboreras, cardos, hierba de mora, hierba de Santiago o milenrama.

Las flores más abundantes y que dan color a nuestro paisaje son las amapolas sobre todo en primavera, azulejos y cenizos que se cuelan entre los cereales, en Junio veremos aparecer el cantueso con un color púrpura muy característico de este mes, la hacedera, la margarita, la romaza, la cerraja, la cebadilla, las hierbas lombrigueras o la chiripita, es la flora que completa el abanico de colores de estos parajes.

Entre los pueblos, huertas, parques y demás lugares suele haber algún negrillo o acacias que dan sombra al paisanaje del lugar. Muy comunes en los huertos de nuestras gentes son los frutales como los manzanos, perales, higueras, ciruelos, membrillos o albaricoqueros.

En las orillas de los caminos suelen encontrarse moreras. También se cultivan en estas tierras leonesas tomates, pimientos, guisantes, judías, berzas, alcachofas, escarolas, lechugas, patatas y lo másViñedo importante o lo que más fama tiene en Sahagún son sus puerros. Tan famoso prestigio han cogido que son imagen de la localidad. Dos son las variedades que se cultivan: Romil y Revil. Añadimos a la lista anterior las acelgas, zanahorias, nabos, rábanos, lombardas y el regaliz de palo, del que la mayoría de las huertas tienen algunos ejemplares.

El regadío es el método mas utilizado en estas tierras por ello encontramos grandes extensiones de remolacha, alubias, maíz y sobre todo la patata.

También es muy común ver en estos campos sembrados de trigo, cebada, avena y algo de centeno. En verano los llanos se tiñen de amarillo, por las flores del girasol, algunos garbanzos y viñas. Los barcinares donde están las vides se denominan por esta zona majuelos, en ellos quedan especies como el tempranillo aragonés, el palomino-jerez, híbrido, valenciana y la garnacha riojana o de alicante.

Cerca de los pueblos y muchas de ellas escavadas en las laderas de las pequeñas montañas de la zona, están las antiguas bodegas. En el siglo pasado eran los lugares donde se guardaba el vino y parte de las cosechas, en la actualidad, no tienen casi vida y algunas se están hundiendo.

DSC02115DSC03159DSC03168DSC03019