Nuestra Comarca

Read More ...

La comarca de Tierra de Campos ocupa parte de las provincias de León, Palencia, Valladolid y Zamora. Sahagún es la cabecera de esta comarca en su parte Leonesa, que se localiza al sureste de la provincia de León. A estas tierras se les conoce por sus extensiones de terrenos llanos donde nunca llegamos a ver su fin. Sus características son sus llanuras alomadas, soleadas, aventadas,  torturadas por los siglos y a veces, intercaladas con algún cerro en los que se suelen encontrar los castillos de épocas medievales. Muchas llanuras de secano, rastrojeras y alguna pequeña ondulación o loma.

La comarca de Tierra de Campos Leonesa comprende sesenta y cuatro municipios.

 Tierra de Campos

Estos lugares guardan numerosa historia. Aquí dió el Reino de León siempre sus primeros pasos cuando quiso ser astur, cuando se pasó a los romanos o a la hora de ser godo. Esta es la puerta por la que pasaron todos.

Ha sufrido numerosas deforestaciones y ahora se desarrolla la agricultura intensiva, este ha sido el sustento económico principal en la zona, por ello los pueblos se sitúan a escasos kilómetros entre ellos y sus habitantes suelen cultivar los terrenos colindantes.

Verás aquí todos los ocres que puedas imaginar, que son un espeso manto del Cuaternario y del Mioceno. Los geólogos las llaman “margas continentales, arcillas margosas, areniscas, aluviones silicios, gravas o conglomerados silíceos”. En fin, cantos rodados, morrillos, barro y arena. Se cultivan sobre todo cereales, cultivos de labranza extensiva, encinas (las que quedan) y huertas. La arcilla del suelo se extendía y trepaba por los adobes y tejados de las casas.

Estas tierras se encuentran en la Lista Nacional de lugares que pertenecen a la Red Natura 2000 (Dir. 92/43 CEE) a 25/10/2003.

El espacio natural de Oteros – Campos, se encuentra en Tierra de Campos  al sureste de la provincia leonesa. Se encuentra entre los ríos Esla y Cea. Es común ver en estos parajes la alternancia entre las extensiones de zonas llanas cultivadas sobre todo de cereal de secano y algunas pequeñas elevaciones de colinas sobre el resto del paisaje, donde todavía se localizan zonas de paramera matorral y pequeños encinares, normalmente bastante deteriorados.

Muchos son los arroyos que cruzan esta área creando pastizales naturales o cultivados. También es habitual encontrar una variedad de pequeñas lagunas esteparias estacionales, que cuando tienen agua favorecen la llegada de aves acuáticas.